Artículo de opinión de Beatriz Elorriaga: Vidas truncadas

Opinión: Vidas truncadas

Beatriz Elorriaga ha publicado un artículo de opinión en larazon.es:

Resulta realmente agotador escribir semana tras semana sobre las actuaciones y ocurrencias del actual equipo municipal que por otro lado no deja de dar motivos para preocuparnos. Tendríamos para un blog diario y aun nos faltaría espacio, así que hoy no les voy a hablar ni de fomentar los huertos urbanos, ni de plantar flores, ni de decorar balcones, ni de los jardines sostenibles en los autobuses, tampoco de las “patronas laicas” de Carmena, que opina que San Isidro es un Santo demasiado “sencillo”; ni de la falta de respeto a las Instituciones de este gobierno madrileño de la que se ha tenido que quejar hasta la Delegada del Gobierno en Madrid. ¡Qué vergüenza!

Hoy quiero hablarles de un tema que me causa preocupación: la violencia intrafamiliar. Esos conflictos que se producen en el seno de las familias con terribles consecuencias, algunas irreversibles desgraciadamente, y que deberíamos, entre todos, abordar y prevenir.

En los últimos días hemos conocido a través de los medios de comunicación distintos sucesos que deben hacernos recapacitar: desapariciones de niños por descuidos, palizas que terminan con la muerte de un menor, abandono en las casas y en los coches de niños, no voy a seguir porque el tema es tan profundamente doloroso que prefiero pensar en soluciones. No siempre los menores son las victimas también lo son las personas mayores, las personas con discapacidad, los adolescentes, en pocas palabras los miembros más vulnerables de la familia. La violencia es un fenómeno cada vez más complejo y con distintas dimensiones, no existe un patrón único y son muchos los matices que se nos presentan en nuestra sociedad de hoy en día, donde las necesidades básicas habitualmente están cubiertas y surgen otro tipo de problemas. Soy consciente de que el conflicto es natural en cualquier relación humana pero habría que aprender a gestionarlo y en ese camino los ayuntamientos tenemos mucho que decir.

El Ayuntamiento, como puerta de entrada que es para acceder a toda la red social, debería hacer más esfuerzo por atender a las familias, muy especialmente a las de mayor riesgo. Y es que nuestros Servicios Sociales, desde su configuración, han desarrollado actuaciones dirigidas a promover la protección de los menores, de los mayores, de las mujeres y de las familias. Con este objetivo equipos de profesionales con distintas especialidades han trabajado para dar apoyo a todas las familias madrileñas, no podemos olvidar la importancia que estas tienen como núcleo central de nuestra sociedad y como primer elemento socializador. La Institución más valorada por los ciudadanos ha pasado a un segundo plano a causa de una hipotética modernidad cuando habría que hacer justo lo contrario, eliminar todas aquellas barreras que se les presentan para darles una participación más activa en nuestra sociedad y apoyar todas aquellas estrategias que sirvan para reducir la pobreza en las familias.

Mi reflexión es ¿merecen los madrileños que estas problemáticas sean abordadas desde un punto de vista partidista? La respuesta es no. Estos asuntos deberían estar por encima de la ideología de los que gobiernan en cada mandato. Entre todos deberíamos trabajar por apoyar a las familias y no pensar en sustituir el término familia de todos los documentos municipales para no molestar a determinados sectores sociales. ¿Cuándo comprenderán los concejales de Ahora Madrid que cuando se ostenta el poder se gobierna para todos no solo para quien te ha votado? Reconozco mi indignación pero haber conocido que Manuela Carmena ha dispuesto dejar sin efecto el Observatorio de la Familia de la Ciudad de Madrid me entristece profundamente. Espero que sea para crear otro órgano similar con más fuerza, aunque me parece que empiezo a fantasear.

Este artículo de opinión de Beatriz Elorriaga ha sido publicado en larazon.es